Cámara de Comercio Neiva reportó millonarias pérdidas durante el Día sin Carro

Este es el análisis que entrega la entidad junto con Fenalco Huila y que prendió las alarmas entre los comerciantes.

Así lo dio a conocer a través de comunicado, donde sectores como los restaurantes mostraron un incremento del 20% en sus ventas y los transportadores un 40% de rentabilidad durante la jornada que tuvo sus altas durante las horas pico.

Mientras tanto, la Federación Nacional del Comercio seccional Huila, realizó un sondeo entre los comerciantes, quienes rechazaron la medida por afectación directa a sus finanzas “Hay vendedores que informan un bajonazo en ventas superiores al 80%. En almacenes de cadena y grandes superficies, se reportan pérdidas hasta del 40%”, aseguró Andrea del Pilar Bautista, directora de esta entidad.

Pero según el informe, los sectores más afectados también son los que comercian con productos químicos e insumos agropecuarios y sector hotelero, con pérdidas superiores al 80%. Así mismo, los centros comerciales y concesionarios, mencionaron que para ellos las afectaciones fueron cercanas al 60%.

Por su parte, Surabastos reportó pérdidas por 136 millones de pesos, los comerciantes aseguraron que era poca, o casi nula la cantidad de compradores, lo que los obligó a habilitar solo el 10% de las bodegas y solo el 30% de los viajes de carga, ingresaron para dejar los productos que en su mayoría son perecederos y se sacan casi que diariamente.

Sin duda alguna, las estaciones de servicio que surten de gasolina, ACP y gas los automotores de la ciudad y de quienes pasar por ella, registraron pérdidas hasta del 80%, considerando que su público objetivo son esos 24 mil vehículos y motos que dejaron de circular durante el Día sin Carro y Moto. Situación que las llevó a suspender labores.

Y a pesar de que se realizó una campaña para incentivar el uso de la bicicleta, 2.200 estudiantes de colegios privados no asistieron a clases, mientras que algunas entidades públicas y privadas ajustaron su horario de atención al cliente para no verse afectados por la medida.

El balance que emiten estas entidades deja ver que aunque la jornada puede ser muy buena para el medio ambiente, la ciudad no está preparada del todo para este tipo de ejercicios y más por un tema de “cultura” ya que muchos ciudadanos en vez de buscar otras alternativas de transporte, optaron por cancelar sus actividades “No obstante, algunos comerciantes manifestaron que la jornada no incentivó el uso de la bicicleta, por lo que recomendaron a la Administración Municipal intensificar las campañas culturales que promuevan su uso, como también motivar a las instituciones gubernamentales para que se labore durante la misma en horario normal, sin ninguna interrupción en la atención a sus usuarios”.

FUENTE: OPANOTICIAS