El asesinato que tiene consternado a Rivera

En Rivera, Huila, nadie se explica quién pudo quitarle la vida de un disparo y en su propia vivienda a Hernando Sánchez Polanco, un comerciante de helados querido y apreciado por todo el pueblo. No tenía amenazas por extorsión, tampoco enemigos.

a comunidad de Rivera pide que se muestren resultados en las investigaciones por el asesinato del comerciante Hernando Sánchez Polanco. Fotos Fernando Polo.

Cinco millones de pesos está ofreciendo la Alcaldía de Rivera por información que conduzca a los homicidas de Hernando Sánchez Polanco, quien fue asesinado de un disparo el jueves anterior en su propia vivienda.

Según testigos de los hechos, hasta la casa de Sánchez Polanco, ubicada a dos cuadras de la estación de Policía, y a una del parque principal, en pleno centro del municipio de Rivera, “llegó un sujeto que se movilizaba en una bicicleta, tocó a la puerta, Hernando le abrió, luego se escucharon unas voces y después sonó un disparo”, es el relato que manejan los vecinos de la víctima.

El asesinato de Hernando Sánchez puso a los comerciantes y habitantes de Rivera en alerta, porque apenas el 7 de noviembre pasado también fue asesinado en su propia casa el comerciante de postre Jairo Alfonso Galeano, propietario de Riverjay, uno de los negocios de postres más famoso de Rivera.

Casualmente dos empresarios que manejaban el mismo tipo de negocio y cuyas empresas quedan en la misma zona son asesinados en circunstancias muy similares en menos de seis meses.

Pero quién pudo asesinar a un comerciante que era reconocido y querido por todos en Rivera, según sus conocidos lo único que hacía era generar empleo y servir de ejemplo para las nuevas generaciones que lo vieron crecer económicamente a punta de trabajo y servicio a la comunidad.

Hasta esta casa ubicada a una cuadra del parque principal de Rivera llegó el asesino y le disparó en la cabeza a Hernando Sánchez.

Desde hace más de 15 años había llegado a Rivera, donde inició con el negocio como distribuidor de una reconocida marca de helados. Poco a poco el negocio fue creciendo hasta que logró establecer su propia marca, Tatos Gelato, que además incluía postres y fue denominada así en honor a su hijo Santiago, a quien cariñosamente en la familia llaman ‘Tato’.

El negocio lo estableció en la calle de los postres, a la salida hacia las termales de Rivera. La empresa últimamente la manejaba su exesposa, Patricia Polanco, de quien se había separado hace unos tres años pero las relaciones de amistad y con la familia siguieron intactas.

“Hernando era una persona que vivía muy pendiente de nosotros, del niño, de mí, del negocio, si nos íbamos para Neiva o teníamos que salir a hacer vueltas y nos demorábamos él quedaba pendiente del negocio. Venía todos los días a ver que faltaba, no vivíamos juntos pero la relación entre los tres era muy buena, se preocupaba mucho por nuestro hijo y que todo estuviera bien”, le dijo a LA NACIÓN la excompañera de Hernando, Patricia Polanco.

Quién agregó que la noche del asesinato Hernando no hacía mucho había hablado por teléfono con su hijo, lo llamó para enterarlo que ya había llegado del gimnasio, minutos más tarde recibieron la trágica noticia.

“Santiago lo llamó para decirle que ya había llegado del gimnasio, eran como las diez de la noche y él le reprochó que por qué se dejaba coger la tarde en la calle, le dijo que tuviera cuidado porque había mucha inseguridad. Como a los veinte minutos llegaron unos amigos de ‘Tato’ a decirnos que en la casa de Hernando había ambulancias y estaba la Policía. Luego recibí una llamada de mi hermana, me dijo que a Hernando le habían pegado un disparo en la cabeza y que estaba muy grave. El niño casi se enloquece, nos vestimos porque ya estábamos en pijama y salimos inmediatamente, llegamos al hospital y me dijeron que el estado era crítico y tenían que trasladarlo a Neiva”, comenta Patricia.

Hernando Sánchez Polanco, asesinado en Rivera en su propia casa.

La mujer guarda silencio por un momento y luego expresa que el vacío que ha dejado Hernando en el negocio y en la familia es muy grande. “Era un hombre muy atento, nosotros nos separamos pero él nunca se fue de aquí –refiriéndose a la casa- todos los días venía hasta tres veces a ver que se necesitaba, si teníamos sencillo, lo que faltara él lo traía. Queda un vació muy grande. Los empleados que trabajaban con él en los carritos de helados han venido a preguntar que va a pasar, porque esa parte la manejaba Hernando. Mi hijo me dice que continuemos con el negocio para mantener también los empleos que eran como cuatro o cinco”.

La exesposa de Hernando tampoco se explica porque lo mataron, él no le había comentado de ningún tipo de amenaza y los últimos días el comportamiento fue normal, no expresó nada que pudieran sospechar de que tenía algún problema o que estuviera inmerso en peligro.

“Lo único que recuerdo es que hace como un años Hernando tuvo una discusión con un vendedor, discutieron y en ese momento lo amenazó pero no pasó nada más”, recuerda Patricia.

SIN DENUNCIAS

Yohan Medina, personero de Rivera, era amigo muy cercano de Hernando Sánchez Polanco, le tenía confianza y hablaban de los negocios y de las cosas del pueblo, sin embargo nunca le comentó o denunció que fuera víctima de amenazas por extorsión o por cualquier otra situación.

“A Hernando lo conozco desde hace como unos diez años, un tipo muy serio en sus negocios y trabajador incansable, hablábamos con frecuencia y yo estoy seguro que si él hubiera tenido una situación que ameritara una denuncia lo hubiera hecho, pero nunca me dijo nada de amenazas o cosas que representaran peligro para su vida. Además gozaba del aprecio de todo el pueblo porque era una persona muy servicial”, resaltó el personero de Rivera, Yohan Medina.

Agregó que están a la espera que las autoridades se pronuncien sobre unas pistas que tienen de los asesinos y que según los investigadores van por buen camino y pronto obtendrán resultados para que el crimen de Hernando Sánchez no quede impune.

CASOS AISLADOS

Para Néstor Ramiro Barreiro, alcalde de Rivera, quien ofreció cinco millones de pesos como recompensa a quien tengan información que conduzca al paradero de los asesinos de Hernando Sánchez Polanco, este crimen no tiene nada que ver con el que se presentó el 7 de noviembre del año pasado, donde la víctima fue otro comerciante de postres y que aún está sin esclarecerse.

Totos Gelato, era la empresa de helados que el comerciante había fundado en compañía de su familia.

Aunque la gente relaciona los dos casos, según Barreiro, los indicios que tienen las autoridades apuntan a casos aislados. Aseguran que tampoco fue delincuencia común porque no le quitaron nada.

“De acuerdo a todas las investigaciones judiciales y a lo que se ha podido analizar, este ciudadano fue lesionado con un impacto de bala en la cabeza en un acto que se presentó presuntamente al interior de su vivienda. En donde se observa que no hay evidencias de un posible robo, ante lo cual las autoridades adelantan las investigaciones y nosotros como Administración Municipal hemos ofrecido una recompensa de cinco millones de pesos a quien pueda dar información que conlleve a la captura de los responsables”, señaló el alcalde de Rivera.

El mandatario agregó que las autoridades han recolectado suficiente material probatorio por lo que no se descarta que pronto los investigadores muestren resultados que serán expuestos a la comunidad.

“Como Administración Municipal lamentamos y rechazamos estos hechos que enlutan nuevamente el municipio, nos solidarizamos con su familia y con todos los habitantes de Rivera. Lo que me han dicho los investigadores es que estos hechos no tienen nada que ver con la actividad comercial. Los indicios apuntan a que fue una situación personal, está totalmente descartado un hurto y esperamos que muy pronto se capturen los responsables para que este acto no quede impune”, concluyó el alcalde de Rivera.

La comunidad de Rivera está a la espera que las autoridades muestren resultados en las investigaciones que están realizando tanto por el asesinato del dueño de Riverjay que ya va a completar seis meses sin resultados, como del reciente crimen de Hernando Sánchez.

Aunque según las autoridades los dos casos son aislados y nada tienen que ver con amenazas a comerciantes, en la población se percibe la sensación de inseguridad, dicen que “no es normal que una persona llegue a la casa de otro en bicicleta, le dispare y salga como si no hubiera pasado nada y nadie se dé cuenta”.

FUENTE: LA NACION