En mi caso se equivocaron: Juan Carlos Ramón Rueda

De su experiencia de privación de libertad el concejal de filiación liberal indica que lo afectó moralmente; no obstante asegura que seguirá trabajando desde el Concejo de Neiva en pro de la ciudad. Advierte que su futuro político espera definirlo a finales de este año.

Escrito por: Caterine Manchola.

Días después de haber logrado su libertad, el concejal de Neiva Juan Carlos Ramón, cuenta detalles de su dolorosa experiencia en este proceso en el cual según él, se cometió una equivocación.

De los 15 detenidos en el caso por presunta elección irregular de Personero y Contralor municipal, a solo el cabildante se le otorgó libertad total sin restricción alguna; prueba de ello es que el delegado del Ministerio Público solicitó a la juez la no imputación de cargos, toda vez que no había motivos para investigarlo. Petición que finalmente fue aceptada.

Hoy, ya de nuevo en su curul asegura que seguirá trabajando en  proyectos importantes para la capital opita, como lo es el proyecto a la reforma del Estatuto Tributario y Alumbrado Público. Y en lo más inmediato, que es la elección de nuevo Personero y Contralor.

¿Cuál fue el momento más difícil de esos 23 días que estuvo privado de la libertad?  

El momento más duro fue el instante de la captura. Cuando el funcionario del CTI se dirigió hacia mí y me dijo que tenía una orden judicial. No tenía expectativa  ni preocupación alguna con este tema que se venía investigando en la ciudad.

Otro, también cuando recibí a mis hijos de visita, fue muy demoledor anímicamente porque yo traté de ser muy fuerte, sonreí, y les pedí a ellos que tuvieran mucha tranquilidad, pero cuando se fueron del sitio, caí derrumbado y llorando por la situación en la que yo consideré en ese momento que los había expuesto.

Ha sido un momento de mi vida muy amargo. La vida le trae a uno momentos difíciles; este y a mis 10 años de edad, cuando me enteré que a mi papá lo habían asesinado unas personas  que le dispararon en su cabeza  por robarlo. Ese y este han sido los sucesos más fuertes en mi vida y que lamento profundamente.

 ¿Cómo afrontó este proceso?

Para mí fue una absoluta sorpresa el haber sido detenido por la Fiscalía. Yo tenía conocimiento por colegas que estaban prevenidos, de que iba a haber algo, que había una investigación, unos audios. Pero nunca tuve el más mínimo interés en averiguar por ellos, ni se me cruzó por la mente que yo fuera a estar en la lista de los detenidos; porque recuerdo perfectamente cómo fue la elección y yo nunca estuve ni en reuniones previas, ni con los demás  hablando de un  acuerdo en ese sentido.

Por ello también desconozco que ese acuerdo haya existido.

Después de la captura estuve tranquilo, porque tenía certeza de cuál había sido mi participación en la elección de Hildebrán, donde 17 personas votamos por él. Pero yo estaba tranquilo de que no iba a ver sorpresa en mi caso.

Con mucha ansiedad recibí poco a poco la información que fue soltando la Fiscalía. Los audios que tenían donde incluso algunos colegas afirmaron que yo no estaba en el acuerdo, que yo era una persona en la que no se podía confiar porque no estaba con ellos. Sin embargo debo decir con total franqueza que yo decidí votar la noche anterior por  Hildebrán, como lo decidieron 16 más.

En la imputación de cargos, el delegado de la Procuraduría hizo su pronunciamiento después de que la Fiscalía imputó cargos a las demás personas y me dejó de último, y señaló que contra mí no encontraba mérito para que se me mantuviera o estuviera recluido y pidió mi libertad.

Yo esperé desde ese momento a que la Juez tomara la decisión sobre mí, pero ella tuvo que esperar que cada uno de los defensores hablara. Y finalmente cuando llegó el 14 de septiembre, comenzó a dar sus decisiones y me dejó de último nuevamente. Pero para pronunciarse que en el caso mío, la misma Juez de Control de Garantías no encontró mérito ni tenía que ver en los hechos que la Fiscalía había expuesto. No había ningún argumento suficiente que denotara que yo tenía algún vínculo con los delitos que se estaban investigando.

¿Por qué conocía que a algunos de sus compañeros del concejo los estaban investigando?

Porque ellos habían pasado cartas a la Fiscalía,  indagando que si era cierto lo que se decía en los medios, porque distintos periodistas  anunciaban que iban a haber algunas capturas en el Concejo de Neiva, pero afirmaban que la Fiscalía les había respondido que no tenían nada. Algunos estaban preocupados a causa de esa investigación.

¿Cometieron una injusticia con usted?

Yo tengo el mayor respeto por las personas que trabajan en la Fiscalía General del La Nación, por su trabajo y para mí eso tiene una valoración inmensa y eso lo antepongo ante mis sentimientos. Pero pienso que en mi caso se equivocaron en la valoración que hicieron de los hechos con los que pretendieron ellos involucrarme en lo que estaban investigando.

¿Qué se debía hacer entonces?

A mí me hubieran invitado o citado. Pero entiendo que ellos de alguna manera pretenden ser contundentes contra la corrupción.

¿Qué pensaba de las publicaciones de los medios y las reacciones de la comunidad?

Las primeras dos semanas fueron terribles, antes de que pudieran empezar a hablar nuestros abogados, yo comencé también a ver cómo las reacciones de muchas personas que me conocen, estaban a favor nuestro.

Pero también el desagradable sabor que queda de ver cómo algunos medios, juegan un papel que hoy adivino yo, son señalados con un propósito político, más que el del deber de informar de manera seria e imparcial.

Me reglaron una portada en primera página en donde me señalaron de hechos de corrupción en un momento en que ni siquiera me habían imputado los cargos; todavía la Fiscalía no se había referido sobre mi caso y ya ellos estaban aprovechando la oportunidad de hundirme en el barro.

Inclusive lo siguen haciendo días después, insinuando que todavía la Fiscalía trata de llevarme a la cárcel. Y la verdad es que yo, ya le consulté a mi abogado y la Fiscalía decidió no apelar la decisión de la juez.

Luego de que culmine todo el proceso, ¿Piensa demandar al Estado?

Eso lo decidiré más adelante. Ahora siento sino impotencia frente a poderes tan fuertes de personas que además económicamente son muy fuertes  en nuestra ciudad.

¿Cómo fue este proceso para su familia? 

Yo tengo una bella familia; una esposa con la que comparto hace 31 años de matrimonio,  y tengo tres hijos. Para ellos fue un proceso muy doloroso y traumático. Además del sinsabor de ser atacados en las redes sociales. Mi hija menor fue atacada y hasta amenazada, y amigos míos entraron a defenderla. Fue muy doloroso para todos.

Pero me dio mucho gusto ver al cabo de las tres semanas que mis hijos se mantuvieron fuertes. Mi esposa también, al igual que mis amigos, en medio de esa crisis y convencidos de nuestra inocencia en estos hechos que se están investigando.

¿Cuál es su relación con Rene Cantillo e Hildebrán Perdomo?

Ninguna. Somos conocidos en este medio de la política y de la función pública porque yo he sido Secretario de Hacienda, de Desarrollo Económico y Tesorero del Departamento. Conozco muchas personas. Pero con ellos nunca he tenido una amistad por encima de conocernos en la política o reuniones públicas y saludarnos.

¿Cómo será ahora el proceso para “limpiar su nombre”?

Pienso reencontrarme con mi trabajo poco a poco. Lo primero que he hecho es restablecer las relaciones con mi familia y con las personas que trabajo; ya estoy asistiendo a reuniones comunitarias.

Sobre los temas de nuestra lucha política, espero ir retomándolos poco a poco y sacarlos adelante. No pienso desfallecer en eso.

¿Va a aspirar a la Alcaldía de Neiva?

Aspirar o no a la alcaldía pienso que será el resultado de una evaluación que haga en el proceso. No es una obsesión, creo que hay que esperar un poco en el tema de mis aspiraciones. Pero no dejaré de trabajar.

Antes de fin de año ya he de tomar decisiones con respecto a mi futuro político, pero sí puedo decir que habrá Juan Carlos Ramón para rato.

¿Cómo es ahora su relación con otros concejales implicados en el proceso?

Espero que ellos puedan demostrar cada uno a través de sus abogados defensores, su inocencia. Todos los que quedamos libres vamos a visitarlos en sus casas, y a los dos que quedaron confinados en la cárcel de Rivera. En estas tres semanas, nosotros generamos una amistad, es un tema de humanidad y sentimiento de compañerismo y eso va a permanecer, o por lo menos en  mi caso.

En el Concejo de Neiva, a ratos no me podía ni ver con Deiby, y hoy lo veo y seguramente lo voy a abrazar cuando me lo encuentre.

Hay gente que nos ataca por redes sociales y  sin misericordia, sin ni siquiera  haber estudiado el caso particular de cada uno. Y eso no unió allá.

FUENTE: DIARIO DEL HUILA