¿Por qué conmemorar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora?

Hoy hace 131 años (8 de marzo de 1857), un grupo de mujeres obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las precarias condiciones en las que trabajaban, convirtiéndose así en una de sus primeras manifestaciones para luchar por sus derechos.

Otra gran manifestación se dio el 5 de marzo de 1908, cuando un grupo de mujeres reclamaba igualdad salarial, disminución de la jornada laboral a 10 horas y tiempo para poder estar con sus hijos. Estas mujeres en pie de lucha realizaron una huelga, en la cual perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se le atribuyó al dueño de la empresa como respuesta a la huelga.

Con estas dos grandes luchas que las mujeres habían emprendido y en memoria a quienes fallecieron en el incendio, en 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) y a propuesta de la ideóloga comunista y política alemana Clara Zetkin respaldada por más de 100 mujeres procedentes de 17 países, decidieron declarar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Uno de sus principales objetivos era promover la igualdad de derechos, incluyendo el sufragio para mujeres, es decir, el derecho al voto; lucha en la que también fueron pioneras mujeres como Rosa Luxemburgo, Aleksandra Kolontái, Nadezhda Krúpskaya e Inessa Armand.

FUENTE: LA NACION