Volcán Nevado del Huila no registra novedades

Luego de las falsas alarmas que se despertaron por el sismo de magnitud 4.5 en las escala de Richter, en el volcán Nevado del Huila, el comportamiento tanto del volcán como del río Páez siguen normales.

FERNANDO POLO/LN- corresponsales@lanacion.com.co

No es cierto que haya un inminente peligro de avalancha del río Páez por culpa de la actividad sísmica que presenta el volcán Nevado del Huila, como lo dieron a conocer algunos medios de comunicasión y las redes sociales, luego del sismo que se presentó el viernes anterior y que se sintió en varias poblaciones del Huila y Cauca.

El sismo de 4.5 grados en las escala de Richter prendió las alarmas en las poblaciones ribereñas del río Páez, como Belalcázar, Inzá, Toribío, en el departamento del Cauca, y La Plata y Nátaga en el Huila, debido a que siempre que se presenta actividad en el volcán resultan afectados.

Sin embargo el Servicio Geológico Colombiano, SGO,  le hace seguimiento al comportamiento del volcán las 24 horas para evitar que se presente alguna situación que coja por sorpresa a la población de los municipios ribereños del río Páez.

Al respecto el SGO, tiene registrado 410 sismos desde el viernes 6 de julio que se presentó el moviemiento más alto, hasta el sábado anterior al mediodía. Y aclaran que es una situacion normal ya que el volcán está en actividad desde hace varios años.

EL VOLCÁN

El volcán Nevado del Huila es un complejo sistema con cuatro picos, cubiertos por un glaciar de 13 kilómetros cuadrados. Es el más extenso sobre un volcán en Colombia. Su altura máxima, el pico central está a 5.364 msnm, es el punto más alto de la cordillera Central y de los Andes en Colombia.

Por ser un volcán activo los sismos son frecuentes. Se han presentado 111 entre junio 26 y julio 2, 100 entre junio 19 y 26, 90 entre junio 12 y 18, 88 entre junio 5 y 12, 87 entre mayo 22 y 28 de este año, las cifras varían permanentemente.

“El Servicio Geológico Colombiano, nos envió una nota donde confirma que la alerta en el volcán Nevado del Huila sigue siendo amarilla luego del sismo que se presentó el viernes anterior. Esperamos que se mantenga”, explicó la secretaria de Gobierno Del Huila, Liliana Vásquez.

Agregó que las poblaciones del área de influencia del volcán están alerta para cualquier situación que se pueda presentar, de una vez reaccionar.

Asimismo, el alcalde de Inzá Cauca, Celmis Chate, reportó que tanto en su municipio como en Belalcázar no hay ninguna novedad y las actividades se realizan normalmente.

“Estamos cerca al nevado pero el Servicio Geológico Colombiano no ha reportado ninguna alerta. Estamos pendientes con los organismos de socorro y con la Gobernación del Cauca. Lo que nos dicen es que la situación en el nevado y en el río Páez es normal”, señaló el alcade de Inzá.

Antecedentes en esa zona 

El 6 de junio de 1994 se presentó una de las tragedias más grandes que se haya podido ocasionar en la zona del volcán Nevado del Huila. Ese día se presentó un temblor, de 6 grados en la escala Richter, se produjo a las 3:47 de la tarde y su epicentro estuvo localizado en la población caucana de Toribío, a 75 kilómetros de Popayán, en las faldas del nevado.

Minutos más tarde una avalancha del río Páez arrasó con las poblaciones ribereñas y dejó sembrada a lo largo del cañón del río una ola de desgracia y tristeza que se sintió en todo el país.

Varios puentes destruyó la avalancha que provocó un deshielo del volcán Nevado del Huila en noviembre de 2008.

Hubo más de 1.200 muertos, la destrucción total y parcial de varias poblaciones, 2.000 casas destruidas, 4.000 afectadas y el éxodo de miles de personas hacia el Huila, Popayán y norte del Cauca.

Este fatídico hecho partió en dos la historia del Municipio de Páez con su capital Belalcázar, sus más de 10 resguardos indígenas y dos corregimientos habitados por indígenas Nasa, mestizos y afros.

Cada año por ésta fecha cientos de personas regresan a lo que fue su hogar y donde perecieron sus familiares y amigos para orar y honrar su memoria.

La erupción

14 años después de la avalancha del Páez por el temblor, una erupción del volcán Nevado del Huila provocó un deshielo que terminó en otra avalancha. Esta vez no hubo muertos, pero si varios puentes y viviendas destruidas por la furia de las aguas.

Debido a todos estos antecedentes es que la gente de la zona, aunque han aprendido a convivir con el miedo que les produce el volcán Nevado del Huila, apenas sienten temblores, temen que la historia de las avalanchas se vuelva a repetir.

FUENTE: LA NACION